Totalmente efectiva


Veinte segundos le bastan a Rosane Svartman y Paulo Halm para contar su telenovela. Totalmente diva, una Cenicienta moderna, se resume en el sueño de una post-adolescente que añora ser princesa. ¿Qué chica no ha soñado con eso? Más si la suerte no la acompaña.



Los guionistas, de estreno como titulares, juegan hábilmente sus cartas cuando abren el episodio uno con la imaginaria sesión de fotos que se difumina ante el peso de la realidad. Tan vaporosa como el vestido es la ilusión de Elisa (Marina Ruy Barbosa) que despierta y se tiene que enfrentar a su duro cotidiano.

Los primeros parlamentos nos sitúan: la chica es pobre, soñadora, tiene un padrastro malo y carece de esperanza. El repertorio completo.

Para rematar, el padre supuestamente difunto, puede no estar muerto. La madre, cómplice en su debilidad, apaña al padrastro y puede guardar el secreto.
La madre 'ciega' y el padrastro malo

Un gancho fuerte nos espabila: frustrada, Elisa sale a la carretera y parece que se va a dejar abatir por un camión, pero reacciona...

En argumentos tan gastados hay dos salidas: o lo haces bien o haces un copia & pega. Svartman & Halm optaron por la primera opción y les funcionó.

Marina Ruy Barbosa tiene algo raro. Flacucha, pelirroja, muy poquita cosa, se crece en pantalla.

Hay un charme indescriptible que la hace emular por el puesto de Noviecita del Brasil que siempre tuvo Regina Duarte y que 'garantiza' cualquier novela en que aparezca bien al estilo de Verónica Castro, Thalía o Natalia Oreiro.



El cause narrativo nos sumerge en una tina espumosa, que empata a su vez con la espuma de un río turbulento, en que tiene lugar una competencia, algo que le agrega movimiento a la imagen.

En cortes dinámicos, los canoístas, van bajando por los rápidos, dejando en la pantalla la adrenalina que ellos sienten. No sabemos quiénes son, pero no importa. Estamos en atmósfera.

Una atmósfera, ahora totalmente chic, nos rodea cuando Carolina (Juliana Paes), también presentada con efectivo laconismo ('yo quiero, yo puedo, yo lo logro'), cuida de su cuerpo como quien venera un templo.

Se pone en juego todo: la música, la imagen, las actitudes.

Una Andra Day, para los momentos de placer y hedonismo. Una jazzband para ilustrar la pompa y glamour. Escoltada por su chofer (Aílton Graça), Carolina desembarca con clase en su empresa y plantea firmemente: 

'Nunca competimos con las grandes revista de moda del Brasil, pero eso va a cambiar'

El desafío está lanzado y con ello el rumbo de la telenovela, que va ganando en detalles: 

Fábio no parece inmune al tiempo
'¿Y tú le creíste a Arturo? ¡¿Dónde estará este desgraciado?!' En la cama con una modelo VIP, que es que la garantiza ese triunfo.

Los escritores de la Globo tienen ¡años! - literalmente - para pensar sus capítulos de estreno y no todos consiguen la síntesis y el impacto necesario para plantear, según las reglas del drama y la comunicación, sus narraciones. Sin duda estos dos han ido a la escuela de guión.

Los primeros toques de humor vienen en el segundo bloque y con él más información: la base de cualquier libreto decente. Carolina, a pesar de toda su prestancia es de origen pobre y no lo esconde.

En el segundo bloque, también se imbrican otros dos núcleos importantes: el de los millonarios Lilí & Germano (Vivianne Pasmanter, tan bella como siempre y el deteriorado Humberto Martins, reviviendo viejos pares Malú & Alaor de Mujeres de arena) y el batallador Jonatas (Felipe Simas).

Lilí, admirada con el sentido emprendedor de Jonatas - que vende caramelos por las calles - le da cien dólares, pues 'no tiene cambio'. Los marginales, encabezados por Jacaré (Sérgio Malheiros), tratan de quitárselos, pero aparece la policía.

Esto garantiza la primera 'lucha'. Jacaré no está dispuesto a perdonar tan fácil al muchacho y lo persigue. El chico, que vive en las calles, logra escapar y probar su buena índole cuando le oculta a la madre sus dificultades y le pide su bendición.


Como 'lucha' en materia dramatúrgica no siempre significa pelea, tenemos la segunda, muy bien situada en la estructura: Germano trata de agarrar Carolina, pero es sorprendido por Lilí, su mujer.

No crean que esto es apenas un golpe de efecto. Como veremos, y así es todo guión que se respete, un hecho lleva a otro. No importa si son improbables o forzados, basta con que a lo interno de la trama sean 'lógicos'.
===================================

Como toda novela de la siete de estos tiempos, la ambientación es ligera, ultramoderna. 

Como en I love Paraisópolis (lea la reseña aquí), la pauta que se siguen son las comedias románticas de Hollywood, cuya marca se hace evidente en la presencia de covers musicales de los 50, al estilo de Sinatra.

Con las manos en la maso: Lilí sorprende a Germano tratando de besar a Carolina
Presionado con el tiempo, Arturo (Fábio Assunção), que ha hecho una apuesta con Carolina, toma la carretera, pero un desperfecto del carro lo hace detenerse en el taller del padrastro de Elisa. 

Otra clave verbal nos revela el tono de la telenovela: '¿Elisa ya viste al conductor? Parece un príncipe encantado como el cuento que me contaste'.

La información introducida en el primer bloque rinde y el 'príncipe', salva a Cenicienta de ser abusada por el padrastro malo que desde el principio le puso el ojo.


Dios responde las oraciones de Elisa. En el min. 35:19, Arturo, tras detallarla, le hace la pregunta: ¿has pensado ser modelo? La joven quisiera decir sí, pero la vida le ha dado muchos golpes y responde arisca (como suelen ser estas heroínas maltratadas).

El ciclo se cierra. La historia es convencional, pero queda redonda. Y como abrió con un sueño, nada más natural que cierre con uno: ¡Elisa está enamorada! su mente la lleva junto con Arturo en su auto, que se ve forzado a ir a Australia con Carolina, para neutralizar los celos de Lilí por Germano.

'¿Acaso eres tú quién me va a sacar de este infierno?' es la última y significativa frase del capítulo.

¿Qué chica no ha soñado con eso? Más si la suerte no la acompaña. Pena que no todas tengan la suerte de una Elisa. Pero para eso están las telenovelas...

Elisa imagina que Arturo de la lleva consigo

Haciéndose eco de los tiempos, la Globo lanzó un clip con la 'precuela' de la historia: un capítulo 'cero' exclusivo para la web. Y, la verdad, ni tenía el ritmo de este episodio, ni reflejaba en nada el resto de la historia.

Lo único realmente intolerable es la apertura pop con Anitta. Aquí cantando en español. Tampoco me quedan claros los cortes a comerciales en puntos muertos de esta versión internacional.

Lamentablemente, las novelas de las 7 no tienen mucha suerte en América Latina. A excepción de El color del pecado y quizás Uga Uga, pocas series de ese horario han tenido repercusión.



Totalmente diva, se emitió en Brasil con el título Totalmente demais, en el horario de las 19h00, desde el 9 de noviembre de 2015 hasta el 30 de mayo de 2016 en 175 capítulos, reducidos a 130 para su exportación.

La dirección estuvo a cargo de Marcus Figueiredo, Noa Bressane, Luis Felipe Sá, Thiago Teitelroit. La dirección general es Luiz Henrique Rios.

El texto pertenece a  Rosane Svartman y Paulo Halm, escrito con Mário Viana, Cláudia Sardinha, Fabrício Santiago y Felipe Cabral. La supervisión la realizó Charles Peixoto.

Actualmente se emite en Teledoce, Uruguay, también a las 7 pm. MEGA de Chile abrirá su cooperación con Globo con esta trama que también se ve en la India, por el canal Zidagi.

Dubai (MBC), Israel, países del África 'francesa' por medio de Côte Ouest y Georgia se suman a la lista.


Totalmente diva es la gran apuesta de la Globo TV International en el mercado externo. 

Este es el elenco de doblaje.

0 comentarios

¡Gracias por tu opinión! No olvides que necesitas identificación para dejar tu comentario. Averigua cómo registrarte haciendo click aquí.