Sol naciente: pizza con sushi - mala receta


Como un comercial de jabón. Así luce la apertura de Sol naciente, regular novela de las seis que sale al mundo a probar suerte.

Walther Negrão, el autor titular, le agrega un nuevo ingrediente al sol, playa e Italia, temas ya tratados por él: la cultura japonesa.

El jabón se transforma en pizza y la pizza en sushi en los próximos minutos a los que les sobra la publicidad y le la falta, mucho, la telenovela.

Desde el principio hasta el primer corte a comerciales, sólo hay paisajes... y algunas cuñas informativas sobre los principales personajes.

Canciones en tres idiomas se alternan en una secuencia que se antoja lógica, pues así se presentan los núcleos: portugués, italiano, inglés...

(si bien no hay americanos en la trama, sólo una caravana de motos que trae a Mario – Bruno Gagliaso – al festejo de sus abuelos adoptivos que se desarrolla en una especie de ‘pequeña Italia’ de São Paulo).

Núcleo japonés... Alice es la 'única' adoptada
No basta con los contrastes de la familia japonesa presidida por Kazuo Tanaka (Luís Melo). Es evidente que japoneses son todos, menos el ¡jefe del clan!

Muchas ronchas que levantó eso en la numerosa comunidad nipona de Brasil. Entre 1,5 millones de personas ¿no pudieron encontrar a un actor para hacer el papel?

Cualquier semejanza con Suzuki en La sombra de Rebeca (1967) o El pecado de Oyuki (1988) de Televisa, ‘será mera coincidencia’.  

Yonná... 'nacida y criada' en Japón
Gloria Magadán, famosa por sus 'licencias poéticas' puso a Yonná Magalhães a hacer de japonesa y lo más crítico a hacerse un harakiri, sólo reservado a los samuráis.

Mario, un motoquero forrado en cuero y con banda sonora de rock bluseado, hace de bufón en una puesta de teatro callejero y luego se hinca ante la Virgen pidiendo como el galán más mexicano.

Es hondo el abismo entre una imagen tan 'ruda' y un 'corazoncito' tan blando…

Tipo rudo en moto... cualquier semejanza con Caballo de acero y Fiera radical ¡no es mera coincidencia!
Una vez más la Novela de las seis se aprovecha del teatro de saltimbanquis, para crear un clima – que a mí me sabe antiguo – y para dar datos sobre la historia.

Lo que no sólo muestra una de sus fuentes, sino cuán añejos son los referentes y recursos de Negrão que, como la mayoría de los autores, creció en épocas que aún había malabaristas en las calles y las series se veían por tandas en los cines de barrio.

Especialista en italianas
Ese airecito lo percibimos en Geppina. La ‘armenia’ Aracy Balabanian vuelve a encarar un personaje italiano. Incluso su nombre comienza con ‘g’ como la Gemma de Passione.

Vuelven los diálogos servidos con fromaggio, pomodoro & pasta o dicho de otro modo con injertos en el idioma de Boccaccio.

Hay una intención expresa de mostrar los aires cosmopolitas de São Paulo.

También de entrar con suavidad en los hogares, como una novelita infantil de Sílvio Santos*.

Pero toda la sacarosa luce como un pegoste dulzón sobre un espagueti al dente que habría que sazonar y cocinar mejor.

El plato clásico de la abuela, sólo sabe cuando viene aderezado con lágrimas y corazón.

Tan impostado como el motoquero pan de azúcar es el elemento ‘mafia’ en el menú.

Recuerda a Flor del Caribe, que introducía el tema del fascismo en una clave semejante en un relato todo rosa.

La ‘cosa nostra’ fue la que movió un poco este soso capítulo de estreno. Abordada por un detective Geppina se reconoce en una antigua foto y asume que sus perseguidores han vuelto a buscarla. La anciana sufre un malestar y acaba ingresada en una clínica.

Con Gaetano (Francisco Cuoco), la veterana revive los temores del pasado y… ahí les tocará a Uds. digerirla. Digo, si es que les pasa por la garganta... A mí, confieso, que me costó bastante.

Pareja de 'buenas emociones' para complacer corazones blandos
Faltan en este estreno personajes importantes como doña Sinhá (una vacilante, pero simpática Laura Cardoso) la viejita intrigante que tiene más maldades que años en las costillas.

Su único éxito evidente, Laura tuvo que dejar la trama por problemas de salud para luego volver. Son demasiados años. Y eso se nota en la actuación. Aunque no lo quiera.

Negrão también abandonó el velero, que quedó en manos de Suzana Pires y Julio Fischer sus coautores. Un ACV lo alejó de la escritura. Silvio de Abreu tuvo que supervisar los textos.

Ello no se reflejó en la calidad de los libretos que, sin embargo, vieron aumentar su audiencia después del año nuevo. Walther retornó, pero ya lo básico estaba hecho.


Francisco Cuoco, sigue actuando mal como en sus mejores años. Pero se mantiene ahí porque es casi un patrimonio intangible de la Globo.

Aquí lo acompañó su ‘tocayo’ Caetano, otro lugar común de estos folletines-espagueti. Desde que Veloso hizo sus discos en ese idioma, vive metido en bandas sonoras semejantes.

Gagliasso y Antonelli (ambos de estirpe italiana) no muestran la más mínima química, a pesar de la intimidad forzada de esta amistad que luego derivará en amor.

Alice consuela a Mario tras la hospitalización de Geppina
Rafael Cardoso (al que le cayó alguna plaga ¡y de las malas!) es César, un villano-cliché que dice cosas hirientes y arroja cosas a su paso.

Los demás actores, ejemplo Marcello Novaes, a duras penas hablaron y sólo hicieron rol de figurante.

Si la historia es ver una novela japonesa, me quedo con las originales. Valga que ya voy por la cuarta y la disfruto (link). Pizza con sushi es, sin dudas, una mala receta...


Sol naciente es una telenovela de las seis emitida entre el 29 de agosto de 2016 y el 21 de marzo de 2017 en 175 capítulos. Su versión internacional quedó en 120. Su audiencia general fue de 21,2.

Fue escrita con colaboración de Jackie Vellego, Fausto Galvão, Sérgio Marques e Renato Santos.

Con dirección de Marcelo Travesso, João Bothauser, Bruno Martins y Felipe Louzada. En la dirección general y artística estuvo Leonardo Nogueira.

Antón Vélez Bichkov ©

*Silvio Santos es el dueño del Sistema Brasileño de Televisión que se ha hecho célebre produciendo remakes de tramas infantiles mexicanas (Carrusel, Carita de Ángel, etc.)

0 comentarios

¡Gracias por tu opinión! No olvides que necesitas identificación para dejar tu comentario. Averigua cómo registrarte haciendo click aquí.