Segundo sol: primera semana


¿A Ud. le gusta el culebrón? Pues bien, Segundo sol es su novela.

Con ritmo trepidante, sin fatiga, los necesarios aderezos románticos y una primera fase muy bien amarrada, João Emanoel Carneiro trae un novelón de manual.

Lleno de 'citas', 'inspiraciones', lugares comunes, incluso auto-plagios, el folletín se articula y fluye con seguridad.

Hacía tiempo que no veía que las fichas encajaran tan bien en algo que en manos menos hábiles, sin dudas, sería una 'mula sin cabeza' (para usar la jerga baiana).

Beto Falcão, estrella fugaz del axé, es dado por muerto en un accidente aéreo. Su ex Karola y su hermano Remy, ven en eso un chance de lucrar con su presunta muerte. Sumido en las deudas, Beto acepta ser parte del juego y se va a una isla del litoral baiano, donde conoce a Luzia, se enamora y la deja embarazada, sin él saberlo. Pero la malvada, con ayuda de Laureta, arma una trampa que termina en el coma de Beto y la muerte del marido de Luzia, que tiene que huir para evitar la cárcel. Ahí es donde entra en acción el segundo núcleo, que fue presentado en el momento oportuno y también rindió acciones: Claudine, la apagada patrona de Cacau, hermana de la fugitiva, decide aceptar a los hijos de ésta, para que el sol vuelva brillar en su vida... El golpe de gracia es cuando Karola se apropia del bebé de Luzia y lo hace pasar como fruto de su amor con el 'difunto'. 
Todo eso en seis capítulos. Convengamos otros autores necesitan ¡cien! para montar su tinglado.

Nadie dice que no tenga pies forzados. Los tiene. Tampoco faltan cosas que rozan el absurdo.

¿Quién va a aceptar que una madre abandone a dos niños en la más tierna edad para huir?

Obvio, que es un momento ambiguo y al mismo tiempo dramático: ¿qué haría Ud.?

En su respuesta es que vive el drama... En la duda y la decisión. 

Pero eso es parte del ADN del género. Sin absurdos no hay novela.

Si no le gustan las intrigas y le molestan las locuras ¡vea Animal Planet!

(pero incluso ahí no escapamos de la más triste realidad de la vida: el mundo es cruel e injusto y los realizadores se encargan de acentuarlo).

Golpes bajos: la madre se va y los niños corren tras el auto ahogados en lágrimas...  ¡para partir el corazón!
Carneiro triunfa, donde la mayoría los autores brasileños falla: en tener asunto en los capítulos de inicio y en los cortes a comerciales.

No ha habido una emisión sin un golpe fuerte y sobre todo trascendente para mantener presa la atención en el segundo bloque tras varios minutos de publicidad.

Como ya es sabido, Carneiro no trabaja con grandes elencos y se concentra (al estilo más clásico) en pocos personajes.

En Avenida Brasil fue su principal enemigo. Aquí ha sido la carta de triunfo a la que se suman personajes arquetípicos, pero con trazos 'naturales' y diálogos coloquiales.

La idea del prefacio es hábil: le permite tejer una trama con la posibilidad de un desenlace cercano.

En la mayoría de los casos queremos que pase rápido, para que llegue la novela 'en sí'. Aquí ha sido, una mini-novela, dentro de la novela.

Si la segunda semana/fase decae, Dios dirá. La primera, muy a pesar de las críticas y los reclamos (orquestados) en la redes sociales ha sido muy operativa.

El gran 'menos' de la fase uno es Giovanna Antonelli. Todo lo que tiene de carisma, le falta de actriz (al menos aquí) y la vemos muy mal, sobre todo en los momentos de clímax.

Algo parecido le pasa a Déborah Secco, que viene con su enésima tramposa y trata de pasar por solapada. Sólo las divas de verdad logran villanas clásicas.

Adriana Esteves, que debutó en una novela baiana y fue expulsada por mala actriz, da un show de actuación (aunque ¡ojo! la Esteves ya tuvo su 'ensayo general': con todos los afeites Laureta no es más que una Carminha en el calor del trópico... ¡con tango y todo!)

Maldad en doble dosis...

Mientras tanto en las redes...

Las redes sociales son un compendio de obviedades. Entre espectadores hipersensibles y trolls mercenarios se oye el mismo coro que acompaña a todas las novelas desde que surgió internet: más de lo mismo, demasiada maldad, ¡¿hasta cuánto nos van a seguir engañando?!

Si no pareciera gente real, de 'carne y hueso' (al menos tienen nombre y foto) no dudaría que es la competencia pagando la claque para hablar mal de una emisora que, con baches y crisis, sigue produciendo la mejores novelas del planeta.

PS. La Globo se explicó: el hombre que estaba en el bote era un guardia que pusieron para la seguridad del niño, no un camarógrafo mal situado.  

Lea también |estreno| Segundo sol: ocasos y glorias

3 comentarios

  1. Oi, Novoluar. Estou achando a novela boa, já que não consegui assistir mais de 20 minutos do primeiro capítulo de O Outro Lado do Paraíso e fiquei satisfeito com a primeira semana de Segundo Sol. Eu sinto que o pessoal das redes sociais está um pouco condescendente com Segundo Sol justamente por causa do trauma que foi OOLDP pra quem gosta de novela boa. A aceitação está sendo positiva apesar do defeitos da trama.

    Entretanto, a audiência preocupa. A queda do público na primeira semana foi mais forte que das duas antecessoras, comparável a de Velho Chico. Talvez seja porque o SBT estreou na mesma semana uma novela infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Pedro! João Emanoel Carneiro estará probando de su propia medicina cuando tras Avenida Brasil (el 'gran éxito'), Salve Jorge fue masacrada y tachada de lenta y antigua. ¿Será la resaca?

      ¿La misma resaca que vivió OLdoP? Al final, AFQ acababa de arrasar. Ahora le tocó al turno a Walcyr Carrasco (que por suerte o desgracia se erige como el autor más eficaz de la Globo)

      Algo que a su vez levantará un tsunami de celos y una competencia interna (que es lo que sospecho impulsó a JEC a ir 'con todo'...)

      Estoy al tanto del estreno de As aventuras de Poliana. Fui a ver la audiencia en sus primeros episodios y tuve un ¡SHOCK! ¡¿648 capítulos?! ¡Ave María Purísima! ¿Por qué no hacen mil?

      No sé si chocan (coinciden en el horario), pero algún que otro puntico le robara.

      Lo que me cae mal de las redes sociales es que es la misma cantaleta y además me suena a campaña. Las novelas siempre han sido así y la maldad es el plato fuerte de cualquier historia.

      ¡Hasta en los muñequitos (dibujos animados) hay villano!

      Eliminar
  2. En defensa de Giovanna Antonelli hay que decir que ella estuvo muy bien en el capítulo 9, tras la huida de la prisión, cuando le toca encarar a su hermana y, sobre todo, a sus dos hijos: uno, directamente, y la otra desde la distancia (en el mejor estilo mexicano, con ese saborcito verdad que sólo los brasileños saben imprimir).

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu opinión! No olvides que necesitas identificación para dejar tu comentario. Averigua cómo registrarte haciendo click aquí.